El hombre con más software de hojas de cálculo en el mundo es mexicano

Es claro que mucho software antiguo, retro, tiene su valor quizás nostálgico, aunque en ocasiones esto alcanza desproporciones como lo que se puede pagar por una computadora Apple 1. Pero no deja de sorprendernos el saber que Ariel Fischman, un analista financiero en la Ciudad de México, colecciona software antiguo, pero no cualquier pieza de software, sino todo aquello que tenga que ver con hojas de cálculo. La colección de Fischman contiene cajas llenas de discos y manuales, que era común encontrar en los años 1980s y 1990s. La competencia fue feroz e incluso, aparte de las grandes compañías de software, hasta Boeing tenía su propia aplicación de esta naturaleza.

La piratería no es necesariamente dañina, asegura nuevo estudio

Probablemente hay otros coleccionistas de programas de hojas de cálculo, pero Fischman es quien ha sido reconocido como récord Guinness, honor que recibió en mayo del año pasado. He aquí un fragmento de una entrevista que se le hizo al consultor sobre su peculiar hobby.

Pregunta: Empecemos por lo más obvio… ¿Por qué hojas de cálculo?
Ariel Fischman: Soy un consejero financiero y he usado hojas de cálculo por cerca de 30 años. Un día pensé que muchas personas usaban este software y que gracias al mismo se ahorran mucho tiempo. Por lo que decidí hacer una pequeña búsqueda sobre las hojas de cálculo. Pero si usted busca en Internet, encontrará que no hay nada formal al respecto. Por lo que me decidó a tratar de rehacer la historia de esta aplicación, de dónde vino y cómo es que se hizo tan popular como herramienta de trabajo.

Honestamente no se suponía que haría una colección de software. No soy de esas personas que coleccionan cosas como por ejemplo, las películas de Star Wars. Simplemente quería encontrar la hoja de cálculo más antigua que existiese y hallé una, después otra y de hecho, encontré incluso que en Microsoft había algo antes de Excel llamado Multiplan. Y no sé cuándo decidí iniciar la colección. Simplemente continúe comprando software, tanto como podía.

Pregunta: Y cuando se decide a coleccionar hojas de cálculo, ¿dónde las consigue?

AF: Muchas las compré a través de eBay. También invertía un poco de tiempo en buscar a las personas que hicieron revisiones de este software para las revistas, la mayoría de ellas en los años 80s y principios de los 90s. Igualmente busqué gente que estuviese en las pruebas beta. Muchas de estas personas me mandaron los artículos más bizarros. Conseguí una buena colección de demos. Discos que decían “confidencial”, muchos “pre-release”, y programas sin documentación que nunca vieron la luz.

Pregunta: ¿Cuántas hojas de cálculo tienes?

AF: ¿Artículos únicos? Cerca de 800. Los oficiales de Guinness contaron apenas arriba de los 500. Fueron muy estrictos. No contaban un disco sin caja, por ejemplo. Y hubo discos que se distribuyeron sin una caja, porque mucha gente programaba en sus cocheras y vendía sus programas por correo. Nunca se pusieron en los estantes de las tiendas.

La gente de Guinness no contó los discos demo, y probablemente tengo una cifra de tres dígitos de este tipo de discos. Decidieron que no los tomarían en cuenta porque tenían limitada su funcionalidad. La forma en que lo veo yo, es que capturaron números y textos e hicieron operaciones aritméticas. Vamos, usaron una hoja de cálculo.

El proceso de obtener el récord Guinness es muy complicado. Me llevó cerca de dos años de obtener documentación y cartas de recomendación de personas importantes en el mundo de la historia de la computación.

Pregunta: ¿Hay algo que pueda considerarse valioso en una hoja de cálculo?

AF: Hay algunas que me costaron mucho dinero. Una persona a la que le compré un par de artículos tiene una enorme colección de software de los 80s. Tiene cosas que no se pueden encontrar en ninguna otra parte y ella es consciente de este desbalance entre oferta y demanda. No es que la demanda se alta, pero si incluso una persona demanda algo, ese seré yo. Y pagué artículos cercanos a las cuatro cifras en algunos casos.

Pregunta: ¿Cómo se decide qué coleccionar? ¿Hay cosas que no se pudieron encontrar?

AF: Empecé mirando solamente hojas de cálculo, por ejemplo Excel, pero no todo el paquete de Office de Microsoft/ Y entonces abrí el espectro a las suites que no eran nada más hojas de cálculo. Microsoft Works, por ejemplo, es una suite y la hoja de cálculo no se vendía aparte. Esto se aplica a las versiones 2016 y 2019 de Excel. No hay medio físico para Excel solamente, sino que tiene que tener todo Office.

Hay un artículo que nunca fui capaz de hallar pero que sé que existió: Excel 2001 para la Mac. Tengo la versión de Office y he visto fotos de la versión sola de Excel. He escrito a Microsoft y su respuesta ha sido, “lo sentimos, no lo tenemos”.

Pregunta: ¿Qué has aprendido de esta colección?

AF: No quitarle el crédito a los creadores de VisiCalc, Dan Bricklin y Bob Frankston, pero pienso que hay otras personas que deberían ser reconocidas por sus contribuciones. Hay un artículo en el “Journal of Accounting”, de 1961, escrito por el académico Richard Mattessich, el cual tiene unos 95 años. He intercambiado correos con él, quien dice conceptualizó la hoja de cálculo antes de que existiese el poder de cómputo para ello. Esencialmente describió la hoja de cálculo que se crearía unos 20 años después.

En 1969, René Pardo y Remy Landau, crearon LANPAR, lo que entiendo se vendió vía Telcos. René me dijo hace tiempo que el software original estaba en cinta de papel porque estaba paranoicos con la idea de que sus programas pudiesen ser pirateados por el proveedor de servicios. Tenían miles de líneas de código corriendo en 32K bytes de memoria, y podían compilar código y almacenarlo en las computadoras GE 200/400 o Honeywell 6000. Me parece que ellos merecen un crédito significativo.

Las personas desde antes de que existiese la posibilidad de la hoja de cálculo, ya pensaban en ella. Esto es lo que he aprendido, no de mi colección, sino de mi investigación.

No tengo interés en vender mi colección. Por el momento me gusta tenerlo en mi oficina. Pero eventualmente, la dejaré ir si es que alguna institución la quiere. Quiero creer que es lo correcto por hacer. Las hojas de cálculo son finitas y además, se acercan a su final.

La entrevista completa pueden verla aquí.

La entrada El hombre con más software de hojas de cálculo en el mundo es mexicano se publicó primero en unocero.

Fuente: UnoCero

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *