En este momento estás viendo Sexting: ¿Cómo encontrar la app perfecta? Te dejemos 3 que se llevan las palmas

Sexting: ¿Cómo encontrar la app perfecta? Te dejemos 3 que se llevan las palmas

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Ocio
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Sexting

Nos guste o no, lo practiquemos o no, el sexting es una realidad que llegó para experimentar la sexualidad desde un terreno totalmente distinto al convencional que ha ganado fuerza año con año.

México se ubica como uno de los países en los que esta práctica es recurrente. Datos entregados por The CIU indican que en el país una de cada dos personas consideradas como internautas dicen enviar fotos y videos íntimas con regularidad.

Las consecuencias reales del sexting y cibersexo

La extensión de la práctica es algo que no se cuestiona. Sin embargo, la historia ha demostrado que el sexting implica tanto placer como riesgos.

Extorsiones robo de identidad y comercialización de estos materiales NSFW son algunos de los peligros relacionados con la práctica, lo que ha prendido las alertas entre cuando menos algunos de los internautas que ven en el sexting una gran manera de vivir su sexualidad.

De acuerdo con la empresa consultora antes mencionada, una de cada diez personas que practica el sexting en México no toma ninguna medida de seguridad. Del resto, seis de cada diez no envía fotos o videos donde se pueda ver su rostro y tres de cada diez hace uso de plataformas en donde el contenido se borra casi de manera inmediata.

Si bien el sexting es una práctica que, ahora mismo conlleva diversos riesgos, también hablamos de un fenómeno que no puede ser obviado ni juzgado, siempre y cuando se lleve a cabo con toda la responsabilidad y seguridad posible.

¿Una buena app de sexting?

En este sentido, compartimos algunos atributos que deben considerarse al elegir una app para realizar prácticas de sexting, que promueven la seguridad en más de un sentido:

  • Funciones de privacidad: El contenido enviado en una app de sexting siempre correrá el riesgo de ser filtrado. No obstante, algunas apps eliminan fotos y conversaciones después de un cierto período. Revisa estas posibilidades y habilitas.
  • Seguridad: Piensa siempre en apps capaces de verificar a los usuarios para evitar que ese «encuentro acalorado» no lo estés viviendo con un bot que puede implicar muchos problemas a futuro.

Es cierto que mucha de la seguridad que se puede tener al practicar sexting tiene que ver con el juicio propio de cada usuario, existen algunas apps que por naturaleza, además de ser funcionales, abrazan la «privacidad», lo que sin duda es bien valorado.

A continuación compartimos una selección de tres:

Dust

App similar a Snapchat que se enfoca en desaparecer mensajes con la adición de encriptación. Aunque puede conectar sus redes sociales para ver cuáles de sus contactos también están usando la aplicación, Dust no requiere que se registre con nada más que un nombre de usuario y una contraseña. Los mensajes nunca se almacenan permanentemente y todos se borrarán después de 24 horas, ya sea que se hayan leído o no. Es una app gratuita.

Zoosk

El gran plus de esta app para sexting es la verificación de fotos, donde los usuarios pueden verificar sus fotos para asegurarse de que realmente se vean como sus fotos. Esto da la garantía de que la persona con la que estás chateando es realmente tan sexy como crees.

Confide

Una app de sexting que en realidad promueve la privacidad. El factor «sin captura de pantalla» es parte crucial de su funcionamiento. Gracias a la «tecnología Screenshield», todos los mensajes enviados y recibidos solo se pueden leer una línea a la vez. Para leer, los usuarios pasan el dedo o el mouse sobre el mensaje línea por línea hasta que hayan leído todo, en donde las palabras desaparecerán casi inmediatamente después de leerlas. adicional esta app nunca mostrará el nombre de un usuario en la misma pantalla que el mensaje. 

La entrada Sexting: ¿Cómo encontrar la app perfecta? Te dejemos 3 que se llevan las palmas se publicó primero en Unocero.

Fuente

Deja una respuesta