Hablar de SUV´s y deportividad es como «mezclar churras con merinas». Sin embargo, el mercado ha virado hacia esa posición y los fabricantes no tienen más remedio que ofrecer vehículos con este enfoque. Uno de los todo camino más exclusivos, a la par que deportivos, es el Bentley Bentayga. Que se trate de un elegante «Sir» británico no es óbice para que en su gama encontremos versiones tan radicales como el majestuoso e innecesario Speed.

Si echamos un vistazo a la gama del SUV inglés veremos que hay un hueco entre este y el resto de versiones que dan forma a la gama. Con esta idea en la mente, los responsables de la marca han decidido situar en medio al Bentley Bentayga S. Con todo, no esperes un cambio radical en su fisonomía o posibilidades de equipamiento, que ya de por sí son sublimes. Su esencia se mantiene, pero aporta toques que te dicen que estás ante un modelo muy especial.

El Bentley Bentayga S estrena el sistema Bentley Dynamic Ride

Como era de esperar, las líneas básicas de diseño del Bentley Bentayga S no varían respecto al resto de versiones. En este caso estrena una serie de adornos que aportan un toque dinámico a su porte. Entre los más destacados tenemos unas coquillas para los retrovisores y estribos laterales pintados en tono negro. Este mismo tratamiento lo reciben el interior de las ópticas delanteras y traseras.

Si pasamos a la zaga también veremos cambios. A destacar el nuevo y más grande spoiler que se extiende por toda la línea del techo. En la zona baja tenemos dos salidas de escape dobles ovaladas. Por último, no podemos pasar por alto el logo S que se ubica tras el paso de rueda anterior. De puertas adentro también aprovecha para estrenar imagen. Sobre todo por la nueva tapicería para los asientos o inserciones de fibra para el salpicadero.

Bentley Bentayga Speed: 635 CV para el nuevo misil tierra-tierra británico

En cuanto a tecnología, el Bentley Bentayga S estrena el sistema Bentley Dynamic Ride. Se trata de un sistema antivuelco activo que funciona a través de una red eléctrica auxiliar de 48 voltios. Según la marca, ofrece una estabilidad óptima y un contacto máximo con los neumáticos en la carretera. También tiene un modo Sport que modifica el acelerador, la dirección y la suspensión, haciéndola hasta un 15 por ciento más rígida.

Donde no hay cambios es en el tren motriz. Se aferra al bloque gasolina 4.0 V8 biurbo con 550 CV de potencia y 770 Nm. Gracias a este potencial y a la transmisión automática puede pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en sólo 4,4 segundos. La velocidad máxima alcanza los 290 kilómetros por hora, y puede ser compartida con cuatro, cinco o siete pasajeros. Su llegada al mercado aún no ha sido anunciada, aunque no tardará mucho.

Fuente – Bentley

Source link

0 Comments

Leave a Comment