La movilidad en las grandes urbes ha evolucionado tanto, que ha superado a la de las películas de ficción de los 80 o 90 del pasado siglo. Quizá fallen los coches voladores, pero es cuestión de tiempo que este tipo de vehículos sean viables y puedan llegar al mercado masivo. Con todo, la gran sorpresa han sido modelos del estilo del Citroën Ami o el nuevo Renault Höga. Ambos representan lo mejor de la movilidad urbana, solo que uno es real y otro no.

Sí, porque este Renault Höga del que os hablamos está en fase conceptual. Además, aunque no lo puedas creer, nada tiene que ver con la firma del rombo. Pero es que, además, ¿Te imaginas que lo compras y lo pudieras montar en tu casa cuál mueble de Ikea? Pues sí, este Höga combina lo mejor de los tres mundos, tanto, que ambas firmas se han sumado a este proyecto cediendo «parte» de su imagen. Te contamos qué es el Höga y cuál es su futuro…

El Renault Höga es obra del estudiante Ryan Schlltthauer y no tiene nada que ver con la firma gala

En primer lugar os voy a contar quién está tras el Renault Höga. Se trata de Ryan Schlotthauer, un estudiante de diseño del College for Creative Studies de EEUU. Como podréis imaginar, se trata de un proyecto fin de estudios, razón por la cual no pasará de ser una «idea» digital. Otra de las curiosidades está en su nombre. La palabra Höga, en sueco, significa «alto o elevado», y representa uno de los atributos más reconocibles de su carrocería.

Ahora, intentaremos explicar la idea del Höga. Lo que Schlotthauer propone es un vehículo eléctrico de tipo cuadriciclo que, en teoría estaría fabricado por Renault, y combina el concepto de compra y montaje de Ikea. Para ello, se vendería en formato kit con una caja que contendría unas 374 piezas. Con todo, algunas ya vendrán montadas, de manera que el comprador sólo tendría que ultimar el ensamblaje de otras 114 piezas.

Citroën Ami: Este «objeto de movilidad» ya tiene precio oficial en España

Respecto a los datos técnicos del Renault Höga hay poco que decir más allá de que su corazón es eléctrico. Sus cotas exteriores sí las conocemos, con 2,23 metros de longitud y 1,8 metros de altura. Como podréis ver en las imágenes, presenta unas formas cúbicas que, además de facilitar el montaje, permite ofrecer un habitáculo lo más espacioso posible. A ello ayuda que las ruedas, cómo si fuera un carro de golf, se sitúan en las esquinas del chasis.

Según explica su creador, su interior es tan amplio y versátil que se podría llevar una bicicleta en posición vertical o un carrito de bebé. Pero además, aún guarda dos curiosidades extra. Una es la puerta para acceder al interior. El Höga, siguiendo el estilo del Isetta, la ubica en el frontal, aunque en este caso se abre en vertical. Es solidaria con el volante y el salpicadero, que reduce su diseño a la mínima esencia técnica y de diseño.

Citroën MY Ami Cargo

¿Podría llegar al mercado el Höga?

La posibilidad de que este modelo llegue al mercado es muy baja por no decir nulas. Ryan Schlotthauer ha estimado que su precio podría situarse en unos 6.500 dólares (5.320 euros al cambio), situándolo al mismo nivel que el Citroën Ami. Sin embargo hay un problema: la homologación. Sí, porque al ser un modelo de montaje manual y en el domicilio, lo tendría muy complicado para cumplir los protocolos de seguridad vial o medio ambiente.

Por tanto, nos quedaremos con las ganas de ver al Renault Höga circular por las calles de las grandes urbes. Eso sí, igual la firma del rombo, u otra ajena, podría interesarse por el proyecto y llevarlo a la línea de montaje. Sería un espaldarazo para la carrera profesional de este joven ingeniero y para la movilidad en las grandes urbes. El Citroën Ami ya ha iniciado su venta en nuestro país y por ahora no tiene rival. ¿Quizá más adelante…?

Fuente – Ryan Schlotthauer by LinkedInRyan Schlotthauer by Bëhance

Source link

0 Comments

Leave a Comment