Prueba Subaru Impreza híbrido

Subaru comunicaba el pasado año el lanzamiento del restyling para uno de sus modelos míticos, el Impreza. La quinta generación llegaba a los concesionarios a principios de 2018 con un motor bóxer 1.6i de 116 CV. Ahora, tras haberlo tenido que retrasar todo por la crisis sanitaria del Covid, llega al mercado el nuevo Subaru Impreza EcoHybrid.

Aunque por ser un restyling podría parecer que cambia poco, lo cierto es que esta actualización del Subaru Impreza tiene mucha importancia. Y es que el compacto nipón llega al mercado con un sistema híbrido, cambiando toda la parte técnica. Ahora equipa un motor bóxer 2.0 litros de gasolina y un motor eléctrico integrado en el cambio Lineartronic. Ni que decir tiene que mantiene la tradicional tracción Symmetrical AWD de la marca.

Antes de entrar en faena con el nuevo modelo, es importante destacar algunos datos de la compañía. Como todos los fabricantes, está actualizando su gama buscando la electrificación. Tanto es así que durante el pasado año 2020 el 55 % de los Subaru que se matricularon en España ya fueron híbridos eléctricos, alcanzando el 76 % de su volumen si sumamos las variantes de GLP. El objetivo no es otro que llegar al 60 % de híbridos a finales de este 2021.

Pocos cambios visuales para el Subaru Impreza en este restyling

Prueba Subaru Impreza híbrido delantera

No quiero alargarme demasiado en el apartado del diseño exterior. Primero porque los cambios no son demasiado grandes respecto a la variante predecesora, y segundo porque ya lo veis en las imágenes. Por cierto, la carrocería está disponible en 7 colores diferentes, mientras que las llantas son de 17 pulgadas en acabado gris antracita.

Aun así, las principales modificaciones que aparecen en el frontal del Impreza se basan en el uso de un paragolpes rediseñado, el cual integra una boca de aire inferior mucho más alargada. También han sido revisados los faros de LED, que por otro lado mantienen la característica firma lumínica representando una “C” para hacer un guiño a los tradicionales motores bóxer de la compañía.

Tampoco es que en el lateral o en su retaguardia se exhiban importantes modificaciones estéticas, manteniendo la base del predecesor. Básicamente se han variado tímidamente los pilotos traseros de LED, que también recurren a la firma lumínica en forma de “C”, y se utilizan nuevos anagramas para dejarnos claro que ahora es un modelo híbrido.

Subaru Impreza luces traseras

Tampoco hay grandes novedades en el habitáculo

Como no podía ser de otro modo, en el habitáculo mantiene la misma línea y prácticamente hay que jugar a encontrar las diferencias, aunque no sé si llegarán a ser 7. El Subaru Impreza Eco Hybrid introduce algunas leves variaciones en los tapizados y paneles interiores, pero ninguna modificación realmente llamativa.

Una novedad es la incorporación de levas tras el volante, ya que esta transmisión CVT cuenta con siete relaciones prefijadas.

Subaru Impreza híbrido interior

Seguimos teniendo un cuadro de instrumentos de fácil visualización, integrando una pantalla de 4,2 pulgadas entre los principales diales para consultar algunas informaciones de marcha. En la parte alta y central del salpicadero se ubica otra pantalla que nos muestra datos de viaje y funcionamiento del sistema, aunque este caso es LCD de 6,3 pulgadas.

Más abajo nos recibe la pantalla principal para el sistema de infoentetretenimiento, que es de 8 pulgadas. Cuenta con Apple CarPlay, Android Auto, el sistema Subaru Starlink y tiene reconocimiento por voz. Como es habitual, a través de ella se pueden gestionar otras funciones y configuraciones del vehículo.

Por lo demás, seguimos teniendo un puesto de conducción muy bueno, donde es fácil encontrar la postura correcta. Lo mejor de todo es que el Subaru Impreza garantiza una visión muy buena en todas direcciones, habiendo trabajado en estos detalles y utilizando pilares finos y mucha superficie acristalada. Además, todos los mandos caen muy a mano y son intuitivos para cualquier conductor.

Perfecto para cuatro ocupantes

Prueba Subaru Impreza plazas delanteras

Los asientos delanteros son calefactables de serie.

En cuanto a habitabilidad, como es habitual en este segmento C, las plazas delanteras son suficientemente amplias para dos adultos con tallas normales. Lo mejor de todo es que las plazas traseras son bastante espaciosas. Creo que cuatro adultos de incluso 1,90 de altura pueden viajar cómodamente y sin sentirse agobiados, pues la habitabilidad de esta segunda fila es superior a la media del segmento.

La plaza central no es tan práctica, pues el túnel de transmisión es abultado y no facilita la colocación de los pies. Lógicamente y como es habitual en la categoría, por anchura tampoco irán muy cómodos, aunque bajo mi punto de vista da la sensación de ser más desahogado que otros compactos de tamaño similar.

Prueba Subaru Impreza asientos traseros

En cualquier caso, también hay que reconocer que un coche como éste ya deberíamos tener al menos salidas de aire traseras a la altura del túnel central, así como un par de tomas USB. Sí tenemos un reposabrazos central con dos huecos para dejar botellas, y una bolsa en el respaldo del asiento del copiloto.

Maletero del Subaru Impreza híbrido

Mientras tanto, si abrimos el portón del maletero nos recibe una capacidad de 340 litros. Se pierden 45 litros de espacio en comparación con las versiones predecesoras y esto le hace quedar ligerísimamente por debajo de la media del segmento, que se sitúa en unos 380 litros aproximadamente.

Maletero Subaru Impreza

Recordamos que las anteriores variantes GLP del Impreza también cubicaban 340 litros. En cualquier caso, sigue siendo un espacio bastante aprovechable, aunque las formas del paso de rueda entorpecen la carga de objetos grandes de formas regulares. Si tumbamos los asientos se alcanzan los 919 litros de volumen máximo.

Mecánica: 2.0 bóxer, híbrido, automático y 4×4

Uno de los atractivos del Subaru Impreza es que cuenta con una mecánica muy poco común. Ahora, con esta actualización EcoHybrid, más todavía. Bajo el capó nos encontramos con un motor bóxer de 2 litros y admisión atmosférica de 150 CV y 194 Nm. Se vincula a una transmisión tipo CVT con 7 relaciones prefijadas electrónicamente, y que además integra el motor eléctrico.

Subaru Impreza motor híbrido

Dicho propulsor eléctrico puede entregar 16,7 CV y 65 Nm de par extra. De este modo, podemos circular en modo eléctrico con el motor térmico apagado cuando la demanda de energía sea baja y la batería de 118 voltios tenga la suficiente carga. Así, homologa un consumo combinado de 7,7 l/100 km en WLTP y, por supuesto, recibe la etiqueta Eco de la DGT.

A todo esto hay que añadir el sistema de tracción integral permanente de la marca, el conocido Subaru Symmetrical All Wheel Drive. Le penaliza en consumo, es cierto, pero mejora el comportamiento dinámico y la seguridad cuando el asfalto está resbaladizo. Por cierto, este nuevo Subaru Impreza ecoHybrid puede acelerar de 0 a 100 km/h en 10 segundos exactos.

Al volante del nuevo Subaru Impreza EcoHybrid

A nivel de conducción, pocas son las diferencias reales que se perciben respecto a la anterior versión. Sigue siendo un coche sencillo, neutro y fácil de conducir. Como sabéis, sólo se comercializa con transmisión automática tipo CVT. La puesta a punto del chasis está bien lograda porque logra un equilibrio muy bueno, siendo bastante cómodo pero a su vez no se descompone para nada al incrementar el ritmo en carreteras de curvas.

Ten paciencia, no es un coche rápido

Prueba Subaru Impreza híbrido lateral

El nuevo motor híbrido 2.0 bóxer atmosférico sigue sin ser una bomba en cuanto a prestaciones se refiere. No es una mecánica rápida ni que destaque por un buen par motor, algo habitual en los propulsores sin turbo. Esto hay que tenerlo en cuenta, porque la impresión es que tenemos menos caballos disponibles en el acelerador de los declarados.

En cualquier caso, la respuesta es mucho más solvente que con el anterior 1.6i de apenas 114 CV. Ahora tenemos una mayor agilidad, ofreciendo más energía a altas revoluciones y más par motor en medio y bajo régimen, siendo ayudado también por el sistema eléctrico. Por cierto, tenemos dos modos de conducción que avivan o suavizan la entrega de energía del motor.

Particularmente esperaba que el sistema eléctrico fuese capaz de propulsar por sí solo al coche con el motor de gasolina apagado durante más tiempo. Pocas veces se da esa situación a velocidades medias y llaneando, ocurriendo prácticamente solo en pendientes descendentes. Claro, que también tenemos que arrastrar un sistema de tracción integral permanente, que opone su resistencia al avance.

Prueba Subaru Impreza híbrido frontal

En esta toma de contacto no tuvimos demasiado tiempo, pero sí pude escaparme a un puerto de montaña para comprobar qué tal se comporta. Lo más destacable probablemente sea la motricidad, pues ni forzando los límites hay una mínima pérdida de tracción, mostrando una gran seguridad. Esto, en días con meteorologías complicadas (frío, nieve o lluvia) realmente es un plus.

La dirección también es suficientemente rápida y precisa, mientras que en esas condiciones es mejor gestionar el cambio CVT en modo secuencial, con las 7 marchas prefijadas. Bajo mi punto de vista, un acierto tener esas velocidades prefijadas para determinadas situaciones, como una pendiente importante.

Consumos

Prueba Subaru Impreza híbrido perfil trasero

Y por último, aunque no me gusta mucho hablar de consumos en tomas de contacto, en este caso voy a hacerlo porque el dato ha sido realmente bueno. Con 100 kilómetros exactos de recorridos, conduciendo a 120 km/h por autovía, subiendo un puerto de montaña importante, parando y moviendo el coche durante varios minutos para realizar las fotografías, y retornando al punto de inicio, el consumo reflejado en el cuadro fue de 7,6 l/100 km.

Recuerdo que el homologado en WLTP es de 7,7, por lo que no es nada complicado bajar de esa cifra.

Conclusiones

Prueba Subaru Impreza sistema híbrido

El Subaru Impreza no es un coche sencillo de vender por motivos como el precio o las prestaciones de su motor para un compacto; no nos vamos a engañar. Pero, si tenemos en cuenta el completo equipamiento de seguridad que trae de serie, que es un híbrido con etiqueta Eco, cambio automático y tracción total permanente, el precio es realmente equilibrado.

Como se suele decir, es un producto para un cliente muy concreto. No es un Seat León o un Peugeot 308, que puede venir bien a cualquiera. El Impreza está orientando al cliente que busca un plus de seguridad, las garantías del sistema de tracción AWD en cualquier situación, la buena reputación de la marca en fiabilidad y la distinción respecto a la mayoría de coches que se ven en nuestras calles.

Equipamientos Subaru Impreza

Prueba Subaru Impreza seguridad

Urban

  • Eyesight con:
  • Frenada pre-colisión
  • Control de crucero adaptativo
  • Aviso de salida de carril
  • Ayuda a la permanencia en el carril
  • Función de control del acelerador
  • Aviso de avance de coche delantero
  • 7 airbags
  • Faros LED delanteros y traseros
  • Sensor de luces
  • Luces delanteras con giro del vehículo
  • Luces de antiniebla delanteras LED
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Sensor de lluvia
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Pedales de aluminio
  • Levas del cambio en volante
  • Volante y palanca de cambios en cuero
  • Asientos delanteros calefactables
  • Elevalunas eléctricos en las cuatro ventanillas
  • Acceso y arranque manos libres
  • Reposabrazos centrales delantero y trasero con dos posavasos
  • Tomas de 12 voltios
  • Bandeja del maletero enrollable
  • Suelo del maletero en dos alturas
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Climatizador bizona
  • Pantalla de 8 pulgadas
  • Subaru Starlink
  • Apple CarPlay y Android Auto
  • Sistema de reconocimiento de voz
  • Varios puertos USB
  • Cámara de marcha atrás
  • Display multifunción LCD de 6,3 pulgadas
  • Pantalla en cuadro de instrumentos de 4,2 pulgadas
  • Dos modos de conducción
  • Control activo de par
  • Auto Start-Stop
  • Freno de estacionamiento eléctrico

El Subaru Impreza 2021 sólo está disponible con un nivel de acabado (Urban) muy completo.

Precio Subaru Impreza

Subaru Impreza precio

Motor Cambio Tracción Acabado Precio con descuentos Precio sin descuentos
Motor Cambio Tracción Acabado Precio con descuentos Precio sin descuentos
2.0 Eco Hybrid 150 CV CVT AWD Urban 31.250 € 33.250 €

Galería Subaru Impreza EcoHybrid

Source link

0 Comments

Leave a Comment