Dron y helicóptero Pegasus de la DGT

Hace ya un par de años que la Dirección General de Tráfico cuenta con drones para la vigilancia y control de las carreteras. De hecho, en teoría, a lo largo de este 2021 se van a incorporar 28 drones más a la DGT, como así conocimos en los últimos compases del pasado año. ¿Cómo funcionan los drones de la DGT? ¿Cuáles son sus principales funciones?

Desde 2019 la DGT utiliza estos dispositivos para vigilar, controlar y gestionar el tráfico, poniendo especial hincapié en los tramos peligrosos, en proteger a usuarios vulnerables y en las distracciones de los conductores, como el uso del teléfono móvil. Se supone que en un futuro también podrían controlar la velocidad.

De los once drones actuales, tres de ellos cuenta con el informe técnico del Centro Español de Metrología, con lo que pueden vigilar el tráfico y detectar infracciones. Mientras, los ocho restantes son empleados por la Guardia Civil de Tráfico para monitorizar y regular el tráfico.

Cuenta la DGT en su revista que entre enero y agosto de 2020 realizaron 430 horas de vuelo con estos dispositivos, habiendo captado 220 infracciones. Afirman que la mayoría fueron por no respetar la prioridad, un uso inadecuado del cinturón de seguridad o SRI, utilizar el móvil o no respetar las marcas de la calzada (saltarse líneas continuas).

La Dirección General de Tráfico cuenta con 28 personas capacitadas para pilotar drones y 13 para operar las cámaras, además de haber formado a varios pilotos y operadores de cámara.

Como muchos sabréis, la autonomía de sus baterías no suele ser muy amplia, con unos 20 minutos aproximadamente. En este caso vuelan a una altura máxima de 120 metros, quedando siempre a visión directa de quien lo maneja, y cuentan con un radio de acción de 500 metros. Gracias a sus cámaras de alta resolución, captan infracciones hasta a 1 kilómetro de distancia.

Punto por punto: los pasos de actuación

Drones DGT Guardia Civil

1.- Determinar el punto de vigilancia

En primer lugar, la DGT determina qué tramos necesitan de vigilancia de circulación con drones en base a los datos. Deben tener en cuenta las limitaciones, como estar lejos de aeródromos y aeropuertos, así como estar en una zona controlada por cuestiones de seguridad. Realizan un calendario con las fechas y tramos a vigilar.

2.- Control del entorno

Tras determinar el tramo a vigilar, se busca una zona segura y cercana donde poder estacionar la furgoneta y colocar todo lo necesario. Lógicamente debe ser una zona relativamente plana y alejada de la propia carretera y de núcleos urbanos. Es más, incluso deben colocar una manga de viento para tener controlada su dirección y velocidad, ya que afecta al vuelo del dron.

3.- Montaje y comprobación del dispositivo

El siguiente paso es el montaje del dron y realizar algunas comprobaciones del aparato. Una vez está todo listo, se instala la batería y se coloca el dron en la zona destinada al despegue y aterrizaje.

4.- El dron de la DGT despega

Ahora sí, llega el momento en el que los dos operadores implicados en la vigilancia hacen despegar el dron de la DGT. Salvo autorización expresa, no deberá cruzar la carretera ni volará a más de 120 metros de altura. Recordamos, siempre debe estar en el campo visual del piloto y dicho piloto debe estar acreditado para el vuelo. La cámara puede ser controlada por un funcionario de la UMA o bien por un agente de la Agrupación de Tráfico.

5.- Vuelo

Una vez en el aire, el dron sobrevuela las inmediaciones de la carretera con los puntos (o puntos) en que se solicita la vigilancia. El operador de cámara observa y vigila las maniobras de los conductores, quedando las infracciones grabadas en un soporte informático.

6.- Las sanciones

Por último, llega el momento de la sanción. Dependiendo de la disponibilidad de una patrulla o no en las cercanías, en caso de producirse una infracción, se detiene al conductor responsable y se le notifica la apertura del expediente sancionador en el acto.

Fuente – DGT

Source link

0 Comments

Leave a Comment