Hermanos Maristas de Chile estudian expulsar a dos miembros acusados de abuso sexual

Hermanos Maristas de Chile estudian expulsar a dos miembros acusados de abuso sexual

12/01/2018 20:00:00
Esto luego de que se conocieran los presuntos casos de abuso sexual cometidos contra una treintena de alumnos en los últimos 40 años.

Foto Nota
La Congregación de los Hermanos Maristas de Chile anunció que estudia la expulsión de dos sacerdotes acusados de abuso sexual en contra de menores de edad.

El delegado provincial marista para Chile, Ernesto Reyes, aseguró que en la congregación “se han tomado decisiones radicales e impulsado acciones concretas para prevenir y cuidar a nuestros estudiantes”.

En este contexto, dijo al diario La Tercera que se inició una investigación interna, para aclarar hechos, levantar informes, sancionar y solicitar la expulsión de dos de sus miembros inculpados.

Esto luego de que se conocieran los presuntos casos de abuso sexual cometidos contra una treintena de alumnos de la Congregación Marista en los últimos 40 años, que involucran al menos a siete religiosos de la institución.

Los Hermanos Maristas de Chile, parte de una congregación religiosa católica con fines educativos a nivel internacional, admitieron a pocos días de la llegada del papa Francisco al país suramericano, haber silenciado el abuso sexual a niños en los colegios que administran.

Los portavoces Mariano Varona, Héctor Villena y Ernesto Reyes, reconocieron hace unos días al diario español El Periódico de Cataluña que no denunciaron en su momento los delitos de los que tuvieron información.

Sin embargo, Reyes remarcó este viernes que “nunca ha habido encubrimiento o intención de silenciar hechos por parte de la Congregación”, y que se ha “reaccionado con total convicción, voluntad y diligencia” ante la Fiscalía.

El vocero sí reconoció “con mucho dolor y vergüenza institucional”, que en algunas situaciones “se procedió muy errónea y tardíamente”, como es el caso del religioso Abel Pérez, que pese a haber confesado los ilícitos, la Congregación decidió denunciarlo siete años después.

“Lo que se hizo fue informar inmediatamente a la autoridad marista interna de la congregación y se separó al religioso involucrado de todas las actividades relacionadas con estudiantes”, recalcó Reyes, quien lamentó aquella medida “que no fue suficiente”.

En los últimos 15 años, desde el caso de Andrés Aguirre, el llamado “cura Tato”, 80 sacerdotes y religiosos católicos han sido acusados en Chile de delitos de connotación sexual.

De ese total, 45 fueron condenados por la justicia civil o canónica, y de ellos 34 tuvieron como víctimas a menores de edad.

Los abusos sexuales silenciados por la iglesia Católica son algunos de los temas que se han tomado la agenda a solo tres días de la llegada del papa Francisco a Chile, quien realizará una gira por las ciudades de Santiago, Iquique y Temuco entre el 15 y el 18 de enero.

Pese a las reiteradas peticiones de las víctimas de abuso sexual y algunos religiosos, el sumo pontífice no contempla en su agenda reuniones con personas afectadas ni alusiones a este asunto.

Prensa Regional

Leave a Reply

*